martes, 21 de mayo de 2013

Lo que necesita Colombia para tener una sociedad de conocimiento


Un país que dé prioridad a la educación, investigación y al avance de la ciencia y tecnología empieza a formar parte de la sociedad del conocimiento, lo cual contribuye directamente en su desarrollo.
Este es uno de los planteamientos del profesor Jorge Iván Bula, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia, quien reafirma la importancia que tiene para los países en vía de desarrollo invertir en educación, conceptos que serán planteados en el Foro Educación y Desarrollo Económico, que se realizará el 5 de octubre en la UN en Manizales.
“El desarrollo social y económico está determinado por la apuesta que le da la sociedad y el Estado a la educación, en varios niveles: el primero, dándole solución al problema de la universalización de la educación básica y secundaria, de manera que la mayoría, o toda la población, pueda acceder gratuitamente y que además sea educación de calidad, requisitos fundamentales para el siguiente nivel de formación que es la educación superior, que actualmente impacta de forma significativa las posibilidades de desarrollo económico de una sociedad”, afirmó el profesor Bula.
Sin embargo, esto a su vez implica que el país se plantee y cuestione qué tipo de educación superior requiere para acercarse a la sociedad, entendiéndola como la posición que asume una nación para consolidar una estructura en la que se desarrolle el sistema del capital humano a través de la aplicación del conocimiento en todas sus áreas. Por esto es importante determinar de qué tipo de educación superior debe dotarse a la sociedad colombiana, para ser actores importantes a nivel global.
El segundo nivel al que se le debe apostar es a ser un jugador activo en la sociedad del conocimiento, lo cual supondría cerrar la brecha en materia de ciencia y tecnología frente a los centros más avanzados en generación del conocimiento. Esto requiere una apuesta importante en materia de inversión en C y T, de manera que la actividad académica intelectual e investigativa del país empiece a alinearse y a contribuir directamente, y así poder avanzar y formar parte de la cultura del conocimiento.
“Las sociedades con las llamadas economías emergentes, de las cuales Colombia hace parte, deberían poder tener una voz propia que pueda incidir e influenciar en las dinámicas de la sociedad a la que nos referimos. Para hacer parte de ésta es necesario ejercer liderazgo intelectual, ético y moral para tener la capacidad de plantear posiciones claras frente a los diferentes temas y políticas, y no así no tener que ajustarse o someterse a los parámetros que predominan en los países de mayor industrialización”, agregó Bula.
Actualmente, para cualquier país, independientemente de su desarrollo socioeconómico, es indispensable entrar en la dinámica de la Sociedad del conocimiento y eso sólo es posible en la medida que se dé prioridad al desarrollo del sistema de ciencia y tecnología y, en consecuencia, al desarrollo de su sistema de educación superior, que es “el motor por excelencia para lograr el desarrollo y la competitividad en los países no industrializados, debido a que la mayor parte de la investigación se sigue fomentando en la universidades y los centros educativos, y no tanto en las empresas como suele suceder en los países más desarrollados”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada